Sinceridad constructiva 1: muros de carga y pilastras de ladrillo a la vista.

Sinceridad constructiva 1: muros de carga y pilastras de ladrillo a la vista.

Son muchas las formas de sinceridad constructiva. Empezamos esta serie de entradas con los muros de carga de fábrica de ladrillo. Os mostramos algunas imágenes y os damos consejos para recuperar estos muros en viviendas antiguas.

No hay nada que apasione más a un arquitecto que la sinceridad constructiva. Aunque el Movimiento Moderno la puso en auge, las catedrales góticas ya muestran abiertamente su sistema estructural basado en bóvedas que transmiten las cargas al suelo mediante arbotantes. Y de eso se trata, de que los sistemas estructurales, las instalaciones, los materiales, se muestren tal y como son, sin enmascarar su belleza ni ocultar su función.

Sinceridad constructiva. Muros de carga a la vista. Paredes de ladrillo. Foto vía Etxecodeco.

 

Si vamos a reformar una vivienda cuyo sistema estructural está basado en muros de carga, tenemos una oportunidad magnífica para recuperar visualmente estos muros e integrarlos en la decoración de la vivienda. Os recomendamos que no seáis excesivos, y recuperéis sólo algunos, aquellos que por su disposición queden bien integrados en la estancia. Si abigarráis el espacio con paredes de ladrillo puede resultar algo cargante además de poco funcional, pues os resultará complicado colcar enchufes, interruptores y otras instalaciones que por su diseño y aspecto no quedarán bien a la vista. Localizad un muro que pueda prescindir de estos elementos,  y ese será perfecto para tratar.

Tampoco os lo recomendamos en estancias muy pequeñas o poco iluminadas. Por lo demás, quedará perfecto en cualquier tipo de habitación: estar, comedor, vestíbulos, baños, dormitorios… siempre que sean grandes y luminosos el ladrillo se convertirá en un protagonista excepcional.

El primer paso es limpiar el muro, eliminado en la medida de lo posible los revocos o restos de pintura que pueda tener. Tampoco hay que obsesionarse; como veis en las imágenes pueden resultar tan atractivos libres de revocos como con algunos restos de pinturas o tratamientos anteriores. Lo mejor es humedecer bien la pared y utilizar una pistola de aire caliente. Si no es suficiente, podremos recurrir a otros sistemas más agresivos, como el chorro de arena o el picado manual, pero como os decimos, las paredes con algún resto también son atractivas y siempre es preferible dejar alguna traza de revoco que dañar el material estructural.

Más interesante es repasar las juntas y protegerlos de posibles disgregaciones, especialmente si son muy antiguos. El repaso de huecos en las juntas puede hacerse con un mortero que imite en la medida de lo posible el mortero orginal. En cuanto a la protección de las piezas, se consiguen buenos resultados con productos basados en resinas que se incrustan ligeramente en el material, tapando los poros y confiriéndoles mayor cohesión. Es un tratamiento necesario si el muro se disgrega, si no, siempre es preferible dejar que el material “respire”. Os recomendamos que una vez limpio y tratado, dejéis el muro tal cual; no los barnicéis ni les deis tratamientos que le confieran una pátina brillante. Se perderá el efecto de material recuperado y resultará una imagen artificial que se aleja del propósito que perseguimos. Tampoco os recomendamos que los pintéis; la sinceridad constructiva es intemporal y cualquier tipo de decoración y acabados combinarán a la perfección con vuestro muro de ladrillo. Si no os atrevéis con un paño entero, podéis mostrar sólo un trozo. ¿Os animáis?

Sinceridad constructiva. Muros de carga a la vista. Paredes de ladrillo. Foto vía Mechant Design

Sinceridad constructiva. Muros de carga a la vista. Paredes de ladrillo. Foto vía Chicham

Sinceridad constructiva. Muros de carga a la vista. Paredes de ladrillo. Foto vía Chic Cham

Sinceridad constructiva. Muros de carga a la vista. Paredes de ladrillo. Foto vía Design Labyrinth

Sinceridad constructiva. Muros de carga a la vista. Paredes de ladrillo. Foto vía Design Labyrinth

Sinceridad constructiva. Muros de carga a la vista. Paredes de ladrillo. Foto vía All House Design

Sinceridad constructiva. Muros de carga a la vista. Paredes de ladrillo. Foto vía Be Interior Decorator.

Sinceridad constructiva. Muros de carga a la vista. Paredes de ladrillo. Foto vía Woovaa

 

3 Comentarios

Enviar comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.