Cristóbal Bordiú I. Madrid.

Sobre este proyecto

Esta es la vivienda más pequeña a la que nunca nos hemos enfrentado.

Tiene tan solo 26 m2 útiles, todo un reto para conseguir un espacio habitable, cómodo y sobre todo, rentable.

La vivienda se reformó y amuebló con el objetivo de alquilarla. Se trata de un piso heredado por la propietaria construido en 1960, cuando los estándares de vivienda eran muy diferentes a los actuales. En el estado previo, de hecho, el espacio estaba compartimentado en cocina, estar, dormitorio, aseo y un cuarto muy pequeño sin un uso concreto.

Después de valorar otras opciones, en las que conseguíamos aislar la zona de noche con un tabique corredero, optamos finalmente por un sistema “open concept” llevado al extremo, en el que solo compartimentamos el baño y el almacenamiento.

Este modelo de piso nos daba una gran ventaja; conseguíamos un espacio mucho más cómodo y multiplicábamos la sensación de amplitud. Sin embargo nos ponía frente a frente con un gran reto: amueblar para conseguir versatilidad y espacios bien cualificados.

Cada detalle del amueblamiento está pensado al detalle. El sofá, por ejemplo, se hace cama y pierde muy poco espacio en reposabrazos. Aunque es pequeño, es suficiente para estirarse cómodamente y permite tener un “dormitorio extra” en caso necesario.

El banco a los pies de la cama, por su parte, hace de barrera entre el dormitorio y el comedor. Pero es que, además, puede llevarse a la zona de sofá y junto con el puf, crear hasta 8 puestos de asiento cómodos, muy útiles si los habitantes reciben visitas y celebran reuniones.

La cocina por su parte, tiene dos barras. La que se adosa a la entrada, además de tener una gran capacidad de almacenamiento, hace las veces de aparador en un recibidor virtual. La otra, separa la cocina del dormitorio y es muy útil para comer.

Todos los muebles son ligeros, sobre patas de vidrio o alámbricos pero sin renunciar a una buena capacidad de alamacenamiento, indispensable en estos casos.

El baño es completo y no escatimamos en comodidad. Tiene un inodoro convencional, una ducha amplia y un lavabo con espejo y encimera que permite incorporar debajo almacenamiento.

Si quieres saber más, no te pierdas este post con muchos más detalles.