escribe aquí tu búsqueda

Si alguna pieza de mobiliario puede ser vintage por excelencia -en el sentido más amplio de la palabra-, es la silla peacock. Sus formas exóticas nos transportan a los felices años veinte; y como todo lo retro es tendencia, este icono del glamour no podía ser menos y cada vez está más presente en las decoraciones a la última.

Nos acompañanan desde siempre en baños y dormitorios. Pero hay muchos sitios de la casa en la que puedes disfrutarlos. Da igual si son piezas minimalistas o están cargados de historia. En el post de hoy os enseñamos formas distintas de mirarse en los espejos.

Este diseño francés de los años 20 se ha convertido en icono de la pujante moda vintage e industrial. Aunque su uso comenzó en oficinas, son perfectas en cualquier ambiente, público o privado, interior o exterior. Un truco para distinguir las piezas originales de las reproducciones (además de las huellas propias del paso del tiempo): las patas de los diseños originales son huecas e incluyen un taco (no de goma) de madera en el interior. Además, las sillas actuales llevan grabada en relieve la marca Tolix.

Como prometimos, continuamos esta semana mostrándoos el interiorismo de esta estupenda vivienda en el norte de Madrid. En este caso, os enseñamos el resultado de los proyectos que realizamos para los dormitorios. Decorar dormitorios puede parecer sencillo, pero no lo es. A menudo, la forma en la que los amueblas y...